EPOC

La EPOC o enfermedad pulmonar obstructiva crónica es una enfermedad progresiva que impide la respiración normal, y progresivo significa que la enfermedad empeora continuamente en el tiempo.

La EPOC produce tos con grandes cantidades de moco, ruido al respirar, falta de aliento, opresión pectoral y otros síntomas variados, siendo el fumado la causa más importante de la enfermedad. Muchas personas que padecen de EPOC son o han sido fumadores o han estado expuestos a irritantes pulmonares como la polución, emanaciones químicas o polvo.

El enfisema y la bronquitis crónica son las dos condiciones más frecuentes que completan o enmascaran la EPOC. La bronquitis es una inflamación en los bronquios que son las estructuras tubulares que llevan y sacan el aire de los pulmones.  El enfisema ocurre cuando los alvéolos (sacos de aire) localizados al final de las vías aéreas (bronquiolos) son destruidos gradualmente durante la enfermedad.

Tratamiento con Células Madre para la EPOC

Las terapias celulares son actualmente utilizadas a nivel mundial para el tratamiento de enfermedades hematológicas ya sea con componente maligno o no, en enfermedades autoinmunes y en el tratamiento de varios tumores. Según estudios cada año, cientos de pacientes alrededor del mundo reciben trasplantes autólogos (del mismo paciente) o alogénicos (de un donador).

El objetivo principal de la terapia para esta enfermedad es generar la creación de nuevos tejidos pulmonares y vasos sanguíneos a través de la angiogénesis ( formación  de  vasos sanguíneos)

El protocolo de tratamiento con células madre busca la regeneración del tejido pulmonar destruido el cual es causante de los diferentes tipos de complicaciones. Utilizando células progenitoras autólogas, o sea provenientes de la médula ósea o de la sangre del mismo paciente, se produce una rápida curación de los tejidos previamente dañados